La adicción a Internet en los adultos se concentra en la pornografía y los casinos online
15/02/2013

En 2012 Australia fue el primer país en añadir la adicción a Internet a su Manual de Psiquiatría. En la Argentina, las consultas sobre esta patología comenzaron a inicios del milenio, en plena época de cibercafé y Counter Strike, y crecieron en los últimos cinco años. “Como toda adicción, Internet puede ser el detonante de otros problemas (depresión, ansiedad, ludopatía). El uso excesivo puede vincularse con la calma de un malestar. Alivia, pero después vuelve el malestar y entonces se genera la tolerancia: necesito aumentar el uso para lograr el mismo efecto”, explica Laura Jurkowski directora de un centro argentino especializado en este tipo de ciberdependencia.

Además cada edad tiene sus propios riesgos. Los principales inconvenientes de los chicos son generados por los juegos y el cyberbullying. En la adolescencia crece la dependencia de las redes sociales. En los adultos, se suman la pornografía y el casino virtual.

En los últimos años, dos servicios en auge aportaron su grano de arena. En primer lugar los smartphones hacen que el acceso Internet esté permanentemente disponible. A toda hora y en todo lugar, el mundo está a un clic de distancia. Uno de los trastornos más recientes es el de los crackberries, personas que revisan cerca de 400 veces por día sus mensajes en el celular. El otro factor lo representan las redes sociales, que posibilitan el intercambio instantáneo de mensajes.

Ese cocktail produjo un problema nuevo: el miedo a perderse algo (FOMO en acrónimo inglés), que provoca que se esté chequeando todo el tiempo las notificaciones de las redes sociales o del Whatsapp. “Uno ve lo que hace otra persona y siempre nos parece que está bárbaro. Entonces se genera la necesidad de mostrarse”, explica Jurkowski.

Un estudio reciente de ComScore concluyó que Argentina es el país que más horas invierte en las redes sociales: 10 horas mensuales, casi el doble del promedio global, que es 5,2 h. Su influencia aumenta entre los adultos: el segmento de los usuarios mayores de 55 años es el de mayor crecimiento en el uso de las redes sociales (en algunas zonas de América Latina, el aumento es del 95%).

Más allá de los números, el índice de dependencia no lo dan las horas frente a las pantallas. En realidad, la culpa y la impotencia trazan la frontera entre el uso y la adicción. Según Jurkowski, “la línea se cruza cuando uno es consciente de los problemas causados por Internet en la familia, en el trabajo y en la escuela, pero no puede hacer nada para modificar la situación”.

Fuente: La Razón (Argentina)

Para saber más

Anuncios

El Parlamento Europeo intenta regular los casinos online
09/03/2009

¿Cómo regular las apuestas por internet?

Más de tres millones de europeos realizan apuestas por internet. La mayoría lo hace simplemente porque se divierte, pero para otros supone un riesgo tras el que se esconden adicción y amaño de partidos. Este lunes los eurodiputados deciden si se debe regular la actividad a escala nacional o europea; un informe de la comisión de Mercado Interior del Parlamento Europeo pide que sean los gobiernos nacionales los que lo hagan, pero algunos parlamentarios apuestan por una regulación comunitaria.

La “integridad de los juegos de azar en línea” está en la agenda del Pleno que el Parlamento Europeo celebra este lunes, con el debate de un informe sobre la materia redactado por la eurodiputada socialista danesa Christel Schaldemose. El texto fue consensuado por los miembros de la comisión parlamentaria de Mercado Interior tras la consideración de las más de cuatrocientas enmiendas que se presentaron.

Límites de edad y gasto mensual

En la formulación resultante de este debate, el informe pide a los gobiernos nacionales que fijen una posición común sobre asuntos como la adicción a las apuestas, el uso fraudulento de datos personales o tarjetas de crédito, comportamientos irregulares en las apuestas o amaños de partidos, límites de edad de los apostantes y medidas de protección de los niños y de los adictos al juego.

Una enmienda introducida por el liberal holandés Toine Manders pide que se fije un máximo mensual que una persona puede gastar en apostar por internet, y que se obligue a los operadores de juegos de azar en línea a que utilicen tarjetas de prepago, que se venderían en las tiendas, para los juegos.

Opinión minoritaria

Aunque el informe fue finalmente adoptado por los miembros de la comisión parlamentaria, una minoría de ellos expresó su preocupación ante la posibilidad de que “el contenido del informe rebase el mandato de la iniciativa”, al considerar que “el informe socava algunos de los principios del mercado único” y que “no se refleja adecuadamente la situación en todos los Estados miembros”.

Ya en febrero de 2008, en una audiencia sobre la materia organizada por la misma comisión parlamentaria, se debatieron los retos que plantean las apuestas en línea. La Presidenta de la comisión, al socialista británica Arlene McCarthy, ya declaró en esa ocasión que “el amaño de partidos es tan antiguo como los mismos partidos, pero las nuevas tecnologías abren nuevos riesgos de fraude, junto a las nuevas oportunidades que presentan”. Subrayó que “los aficionados quieren ver partidos honestos” y apoyó que se emprendan acciones encaminadas a garantizarlo, pero alertó de la posibilidad de que los Estados adopten normas que protejan a las casas de apuestas nacionales.

Fuente: Parlamento Europeo

A %d blogueros les gusta esto: